Recientemente la sala C de la Cámara Comercial, resolvió dejar sin efecto las resoluciones de la Inspección General de Justicia que disponen que ciertas sociedades anónimas deben respetar la diversidad de género en la composición de sus órganos de administración y fiscalización, integrándose con la misma cantidad de miembros de uno y otro sexo.
Si bien la Cámara no desconoció la interpelación de los tratados internacionales y de la Constitución Nacional respecto a eliminar toda discriminación contra la mujer y el deber del congreso de legislar y promover acciones positivas para lograr la igualdad real de oportunidades, reparó en que la Inspección General de Justicia (poder ejecutivo) no puede por la vía reglamentaria contrariar lo dispuesto por la Ley General de Sociedades, más allá de sus posibles nobles propósitos (asegurar la igualdad real de oportunidades).
De ese modo, argumentó que la ley general de sociedades no tiene por norte la protección de los administradores y miembros del órgano de fiscalización en primera medida, sino de los terceros, la sociedad y los socios, resultando irrelevante el sexo o la orientación sexual de los miembros de sus órganos. Sostiene que las acciones positivas deben tender a la igualdad real de oportunidades y que, al hacerlo, no pueden restringir otros derechos también constitucionales.
Finalmente, la resolución grafíca su argumento en ejemplos, citando supuestos de libre elección de un médico, un abogado o un pintor, donde la persona del elegido reviste singular importancia no por su sexo u orientación sexual, sino por la confianza depositada en ella.

Para mayor información sobre este tema puede comunicarse con: info@salamercado.com.ar

Open chat